Se abre la veda



Por si no tuviéramos suficiente con la subnormalidad del "bautismo civil", a mi tx se le ha ocurrido la gran idea de este año:

Poner un belén laico

Y, hay que reconocerlo, a mí todo lo que sea embarrocar la casa con decoración excesiva me chifla. Porque ya vive uno demasiado entre blancos, negros y líneas rectas y simples.

Así que le dejé que diera rienda suelta a su afán navideño y me apareció con esto:



Ah, la fiesta de puesta del árbol, muy bien. Cada asistente tenía que traer una bola para colgar en el árbol. Mi pobre hermana, que tiró de las que yo había desechado años atrás y dejado en casa de mi madre, quedó totalmente abochornada ante el exceso bolístico que aquí se vivió. Claro, pobreta, ella no sabía que tenía que competir contra un puñado de maricas desquiciadas.


Por su parte, Perla ha decidido que la próxima fiesta que haga en su casa será la de las teles de plasma, y todo el mundo que asista tendrá que traer una.


Blog Widget by LinkWithin