Finde galáctico (otro): Ópera, Fútbol y Disney


Después de haber dado el repaso al fin de año y reyes (clic), No contentos con haber tenido un finde galáctico hace menos de un mes (véase), el pasado también se pudo adjetivar de tal manera ya que, al margen de experimentos sensoriales dignos de alucinaciones en el espacio exterior, presenciamos tres eventos estelares:

1. Fútbol

Tx se tragó el Celta-Real Madrid, con el consiguiente cabreo por el resultado y la eterna discusión sobre si Bale era galáctico o ya no. 

2. Ópera

Mientras tanto, yo me tragaba última La Bohème representada en París a finales de 2017.
¿Galáctica por los cantantes? Pues no, galáctica porque sí, porque nada más abrirse el telón...



Yes! La buhardilla parisina pasa a ser una nave espacial, Rodolfo mira el espacio, Marcello... la verdad, no sé qué hace, y Colline aparece en una cámara de hibernación Alien style. Mola.

A partir de ahí todo es un todo un despropósito visual que tiene su pizca de sentido narrativo hasta que al director se le acaban las ideas o directamente se le va la olla del todo y nos planta un cuarto acto de juzgado de guardia.




Que nadie se asuste con lo de los 4 actos, no llegan a media hora de duración cada uno, en menos de dos horas te has chupado la ópera, que es superbonita, se llora mucho y además, qué coño, más absurdas y más duran las pelis coñazo de los Anillos de los Cojones y te las tragaste hasta la laringe sin rechistar. Fijo.

Yo me lo pasé pipa, y me acordé mucho de mis amigos operáticos que se ponen de los nervios en cuanto algo se sale de lo estrictamente estipulado en el libretto. Se puede encontrar fácilmente por la red, pero si no conoces la ópera no te la recomiendo porque no te vas a enterar de nada. Bueno, sí, sí te la recomiendo.



3. Y Disney

Los dos eventos anteriores los vimos simultáneamente el Tx y yo en la misma estancia (claro, si nuestra casa sólo tiene una estancia, dirás), pero separados. Él repanchingado en el sofá y yo con mis cascos enfrente del ordenador.

Pero el tercero, el Disney, nos lo tragamos los dos juntitos.
¿Y qué fue?
Pues una película Disney ambientada en naves espaciales.
¿Otra peli de la saga de las galaxias?
No, fue....




EL ABISMO NEGRO
(The Black Hole, 1979)


Ay, sielos.
¿Pero esto qué es?
Pues básicamente un refrito de Planeta Prohibido con apuntes de 20.000 leguas de viaje submarino y un ligerísimo (pero ligerísimo) toque Star Wars.
Los entendidos dicen que también inspirada en 2001, una Odisea del Espacio, de Kubrick, pero mira que he intentado veces ver esa peli y que no, que no, que no puedo con ella, así que no está dentro de mi acervo cultural cinematográfico y no puedo saber si El Abismo Negro se inspira en ella o no.


Argumento: Nave espacial se acerca peligrosamente a agujero negro, donde descubre otra nave perdida 20 años antes, en la que sólo queda vivo su extraño capitán y un ejército de robots. A partir de ahí: misterio, misterio y misterio.


Vamos a ver, hay frikis que la consideran una gran obra de la ciencia ficción injustamente olvidada. Pero siendo un poco más críticos con la cosa, yo diría que se trata de una historia seria aderezada con toques infantiles y con un final delirante. Las interpretaciones son tirando a bochornosas y si hay algo que clama al cielo es un robot protagonista, Vincent, intentando emular a R2 y que es de un cutrerío infame.


Menos mal que está compensado por el robot malo, Maximillian, que tiene más protagonismo y más interés interpretativo que algunos de los actores, ¡y del que hay hasta un Funko!


Los efectos especiales son más de generar decorados que de cosas "especiales" en sí, y en ese sentido es curioso verla, hay partes en las que la nave más que espacial parece una nave industrial.
 
 
El problema de la peli es que ni es para niños, ni para adultos, ni para adolescentes, ni es de miedo, ni de aventuras, ni metafísica, ni na de na. Es un quiero y no puedo y al final no sabes qué es.

En este vídeo que te pongo te lo explican muy bien aunque, aviso, te destripan el 90% de la película. (Por cierto mencionan a Roddy McDowall, que no sale en el filme).


Parece ser que hasta tuvo relativo éxito la película. Créeme, yo tenía 12 años cuando teóricamente se estrenó en España y ni me enteré, y eso que estaba en plena fiebre galáctica preadolescente. Pero por lo menos algo de repercusión tuvo que tener (o Disney se empeñó en ello) porque he visto muñecos de la época inspirados en la peli...¡y hasta una baraja de cartas de Heraclio Fournier!



Una cosa buena podemos decir de la peli y es que nos la tragamos seguidita de principio a fin, con todo lo absurda que era, cosa que con muchas otras no ocurre. O sea que si quieres adentrarte en una rareza, he aquí otra de mis no-recomendaciones. ¡Y las pistolas de doble láser molan!



Y creo que no se me olvida nada más por hoy...
¡ah, sí, el chulo!



¡Chulo, con CHE!



2 comentarios :

un-angel dijo...

Jajajajaja, "Los Anillos de los Cojones", jajajaja, ¡que efusividad cada vez que los mencionas!, me mondo. Pero que anti-anillos estás hecho...

Eleuterio o los deseos ayunos dijo...

Queremos saber si el de la primera foto participa del elenco de la ópera.

Publicar un comentario

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin