Semana #hater (y iii): Muroexe


Termino la semana hater con una decepción: los zapatos Muroexe.

Los Muroexe llegaron a mi conocimiento por amigos que fardaban de ellos en redes sociales. Que si muy chulos, muy bonitos, muy cómodos, muy modernos... Y me entró curiosidad.

Y ya sabes lo que pasa con las malditas cookies: que si lo buscas en Google o pinchas su nombre en cualquier enlace... ZASCA, te aparecen anuncios de Muroexe en Facebook, en Gmail, en Instagram... ¡en todos lados! Es un acoso publicitario tan excesivo que no sé yo si es conveniente porque tanta reiteración provoca rechazo, pero que te hace picar.



Veamos, Muroexe es un calzado que se promociona como novedoso, del futuro, combinando el diseño del zapato con el confort de una zapatilla, lo ideal para ir juvenil a la par que elegante. Los materiales son todos sintéticos para poner de los nervios a los fanáticos de lo natural garantizar durabilidad y comodidad.

Y, animado por mi querida amiga Clotilde Fartons i Massanamala, que como buena fan de Abba anda pasando unas vacaciones en Waterloo, y que es fan incondicional del producto, aproveché una de esa superofertas que tanto publicitan un par de Muroexes.

El modelo elegido fue el Army, directamente porque estaba bien de precio y era para probar, y a los dos días llegó en una caja monísima.



En efecto, diseño rompedor, con un material así como blandito, arropa el pie como si fuera una zapatilla, cordones elásticos y unas piezas laterales de plástico. Me los puse y... oh, guay, la plantilla es de espuma con memoria y la verdad es que cómodos, son comodísimos. El color era más claro de lo que parecía en la web, pero vamos, un detalle menor.

Y, encantado con los Army y ya animado a ser abducido por el mundo Muroexe, los Reyes Magos me trajeron otro par: unos Materia Density, que eran más zapato zapato, negros, más acordes para ocasiones un poco más formales. 



Y en cuanto me los puse: sí, bien, pero la parte del talón es muy rígida, me molestaba un poco.

Como a los pocos días de hacer el pedido me mandaron un correo pidiéndome opinión sobre la satisfacción acerca del producto, contesté por email que muy bonitos, pero la parte de atrás durísima. Una amable señorita (o señora, a saber) me aseguró que con el tiempo se irían adaptando a mi pie.

Y llegaron los problemas (con ambos pares).

Los Density no se adaptaron a mi pie, ni mi pie a ellos. Un día que tuve que andar un poco deprisa una media hora (15 min de ida y 15 de vuelta) se saldó con sendas ampollas que me dejaron los tobillos despellejados y doloridos durante varios días.


Volví a contactar con el servicio de atención al cliente enviándoles la foto y la contestación fue que "qué raro, prueba a quitarle la plantilla y poner una más fina". El problema no está en la plantilla, sino en el talón. ¿Mi respuesta? Muchas gracias, no creo que vuelva a calzármelos.

¿Y los Army? Pues cómodos siguen siendo muy cómodos pero tienen un problema MUY serio: el agua. Son totalmente incompatibles. Ok, cierto, en ningún punto dicen que sean impermeables, pero es que están hechos de un material que no es que cale, sino que directamente SE EMPAPA en cuanto le cae una gota de agua. Como si la chupara. Y se queda mojado todo el interior del zapato, incluyendo plantilla. Un horror. Cualquier zapatilla de lona es más resistente a la humedad que eso.  Tuve la mala ocurrencia de llevarlos puestos el día de la nevada y sólo con caminar unos minutos acabé con los pies encharcados. Del todo.

Y la foto es de después de dos horas con los zapatos encima de un radiador para que se secaran algo.
En fin, que mi experiencia no ha sido muy satisfactoria que digamos.
Eso sí, son muy bonitos eh.

Y no me vengas ahora con que estoy desprestigiando la marca, son dos "experiencias de usuario" que puse como comentario en su página web y que, cómo no, no aparecen. Entonces, ¿de qué sirve que se puedan escribir comentarios en su web si sólo reflejan las opiniones favorables? Edito: el mismo día del comentario en Twitter y en este blog (pero sobre todo twitter, que lo de los blogs es una antigualla y ya nadie los lee) vuelven a aparecer mis opiniones en la web y recibo dos mails amabilíííííísimos ¿Casualidad?

A ver si este fin de semana me recompongo un poco, me cargo de buenas vibraciones y la semana que viene hablo sólo de cosas bonitas, agradables y de buen rollito. (ugh)

3 comentarios :

Juanjo dijo...

Cariño, he hecho la croqueta con el vídeo de Antonia San Juan. Algún día recuperarás la ilusión de escribir un post positivo, digo yo. Mejor aún, encontrarás algo positivo y querrás hacernos partícipes de ello a tus ochocientas bolliamigas internautas, así en plan Miranda Boronat.
Mientras tanto, me has dado ánimo para levantarme de la cama, ignorar a las borrachas del bar de abajo en pleno furor etilico, los excesos estupefacientes de mi novio y encontrar algo útil en la vida (aunque sea planchar las camisas). Hacerse mayor es muy jodío, chico. La experiencia no te impide que te encuentres con alguna sorpresa de vez en cuando...ánimo y un saludo.

Peritoni dijo...

Lo que vienen siendo unos zapatos de plástico gomoso, vamos, todo sintético para que los pies suden a base de bien.

Ángel dijo...

Ay, ay... al señor Peritoni si no son de Hugo Boss es que le dan picor jijiji
Pues yo me compré unas Atom, aprovechando el Blackfraidei, y muy bien de momento. Son monísimas y comodísimas. Eso sí, no me las he puesto demasiado y nunca bajo la lluvia. Estaré atento, chuiksssssssssssss.

Publicar un comentario

Un blog se nutre de comentarios. Aunque sea para ponerme a caldo di algo, cojostio.

Blog Widget by LinkWithin